Lección 3: No entiendo nada de lo que veo.

Transcripción:
Lección 3 - No entiendo nada de lo que veo

Aplica esta idea de la misma manera que las anteriores, sin hacer distinciones de ninguna clase. Cualquier cosa que veas se convierte en el objeto adecuado para la aplicación de la idea. Asegúrate de no cuestionar si es adecuado o no aplicarle la idea a algo. En estos ejercicios no se trata de juzgar.

“Cualquier cosa es adecuada si la ves”. ¡Me encanta! Así que esto es como ayer. Decía que el único criterio para aplicar la idea es simplemente hacerlo en donde se posaran tus ojos. Y hoy Él continúa con esta idea diciendo que cualquier cosa es útil para la aplicación. De modo que no estás haciendo excepciones ahora, que no entiendo nada de lo que veo, en este dormitorio, en esta calle, desde esta ventana, en este lugar. Yo no entiendo esta lámpara, yo no entiendo esta pluma, yo no entiendo este ordenador, yo no entiendo este árbol.

Ayer Él decía que le hemos dado todo el significado que tiene para mí, y ahora hoy se hace un reconocimiento. Que no lo entiendo, y que no voy a intentar entenderlo. Simplemente estoy practicando la aplicación del día.

“Tal vez algunas de las cosas que veas tengan una carga emocional para ti”. Así que como mencioné en el día 1, en la Lección 1, especialmente si de pronto estás viendo a tu pareja, a tu esposo, tu esposa, tu hijo, tu mascota, tú realmente verás, que le has dado a ellos todo el significado que tiene para ti. Y ahora, al decir que no entiendes esta persona, o esto o aquello, la mente que está enraizada en el tiempo y el espacio, está determinada a decir, “sí, yo entiendo lo que significa”.

He invertido mucho tiempo en esta persona, o situación, o mi mascota y yo entendemos el significado de esto, y yo entiendo el significado de aquello, pero estas lecciones está simplemente pidiéndonos que practiquemos, eso es todo lo que está sucediendo ahora. Así que dice, “Trata de dejar a un lado esos sentimientos, y simplemente aplícales la idea tal como se la aplicarías a cualquier otra cosa”.

La siguiente sección me encanta, dice, “El objetivo de los ejercicios es ayudarte a despejar la mente de todas las asociaciones del pasado, para que veas las cosas exactamente tal como se presentan ante ti ahora y para que te des cuenta de lo poco que realmente entiendes acerca de ellas. Es esencial, por lo tanto, que tu mente se mantenga perfectamente receptiva y libre de juicios al seleccionar las cosas a las cuales vas a aplicar la idea del día”.

“A tal efecto, una cosa es como cualquier otra: igualmente adecuada y, por lo tanto, igualmente útil”. Y ese es uno de los descubrimientos que harás, es de cuánto en verdad no está presente al mente. La mente está constantemente pensando en el pasado o el futuro, y estas lecciones realmente te están entrenando a estar presente. Y está ayudando a restaurar tu propia visión, y es por ello que estas primeras lecciones te están entrenando para que estés presente. Y está ayudando a restaurar tu propia vista, y por esta razón estas primeras lecciones hablan acerca de estar alerta con respecto a lo que ves. En donde se posan tus ojos. Te está ayudando a estar más en el momento presente.

Lección 3: No entiendo nada de lo que veo

¡Gracias, y diviértete con esta lección!


Un Curso de Milagros
Lección 3 - No entiendo nada de lo que veo


No entiendo nada de lo que veo en esta habitación [en esta calle, desde esta ventana, en este lugar]


Aplica esta idea de la misma manera que las anteriores, sin hacer distinciones de ninguna clase. Cualquier cosa que veas se convierte en el objeto adecuado para la aplicación de la idea. Asegúrate de no cuestionar si es adecuado o no aplicarle la idea a algo. En estos ejercicios no se trata de juzgar. Cualquier cosa es adecuada si la ves. Tal vez algunas de las cosas que veas tengan una carga emocional para ti. Trata de dejar a un lado esos sentimientos, y simplemente aplícales la idea tal como se la aplicarías a cualquier otra cosa.

El objetivo de los ejercicios es ayudarte a despejar la mente de todas las asociaciones del pasado, para que veas las cosas exactamente tal como se presentan ante ti ahora y para que te des cuenta de lo poco que realmente entiendes acerca de ellas. Es esencial, por lo tanto, que tu mente se mantenga perfectamente receptiva y libre de juicios al seleccionar las cosas a las cuales vas a aplicar la idea del día. A tal efecto, una cosa es como cualquier otra: igualmente adecuada y, por lo tanto, igualmente útil.


Cada una de las tres primeras lecciones no deben hacerse más de dos veces al día, preferiblemente por la mañana y por la noche. Tampoco deben ser intentado durante más de un minuto o así, a menos que implique una sensación de prisa. Una cómoda sensación de ocio es esencial.



TRANSCRIPCIÓN DEL AUDIO - PDF PARA IMPRIMIR