Lección 6: Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.

Transcripción:
Lección 6 - Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.


Estas lecciones comenzarán a ponerse un poco alucinantes. Y quiero que sólo te apegues a ellas. “Los ejercicios que se han de llevar a cabo con esta idea son muy similares a los anteriores. Es necesario, una vez más, que para cualquier aplicación de la idea de hoy nombres muy concretamente la forma de disgusto de que se trate (ira, miedo, preocupación, depresión, etc.), así como lo que percibes como su causa”.

“Por ejemplo: Estoy enfadado con ___ porque veo algo que no está ahí. Estoy preocupado acerca de ___ porque veo algo que no está ahí”. De nuevo, esto realmente puede ser alucinante porque tú en verdad crees que ves algo que está ahí. Aquella persona, por ejemplo, realmente me hizo esto y aquello, y mira ahora lo que ha pasado en mi vida. ¿Sabes? Perdí mi trabajo por esa persona, o, yo no tengo dinero porque esto me pasó, o, mi salud se está deteriorando por esto, esto y aquello.

Lo que esta lección te pide ahora es que simplemente digas, estoy enfadado con… porque veo algo que no está ahí. Tú literalmente estás viendo algo que no está ahí, y es por eso que estás disgustado, es por eso que estás enfadado, es por eso que estás deprimido. Estás viendo algo como separado de ti, como fuera de ti, como si te estuviera pasando a ti. Y es por eso que estás disgustado, y eso por eso que en realidad nunca estás disgustado por la razón que crees.

Vamos a ver hoy a todas aquellas situaciones que te disgustan. Estarás usando la lección a través de todo el día para este propósito. Así que cada vez que te disgustes, tú solamente usarás esta práctica. Cuando te disgustes, simplemente usarás esa idea: estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.

La lección dice que tres o cuatro períodos de práctica son necesarios. Así que practica por lo menos tres o cuatro veces hoy. Precedida por un minuto, más o menos.

Tú hoy te conviertes en un detective, como un sabueso buscando los rastros, y estarás en busca de tu mente de cualquier fuente de disgustos.

“Una vez más, si te resistes a aplicar la idea a algunos de los pensamientos que te causan disgusto más que a otros, recuerda las dos advertencias mencionadas en la lección anterior: No hay disgustos pequeños. Todos perturban mi paz mental por igual. Y: No puedo conservar esta forma de disgusto y al mismo tiempo desprenderme de las demás. Para los efectos de estos ejercicios, pues, las consideraré a todas como si fuesen iguales”.

Así que, 4 o 5 prácticas son requeridas precedidas de un minuto más o menos de buscar en tu mente. Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.

Lección 5, Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.



Un Curso de Milagros
Lección 6 - Estoy disgustado porque veo algo que no está ahí.


Los ejercicios que se han de llevar a cabo con esta idea son muy similares a los anteriores. Es necesario, una vez más, que para cualquier aplicación de la idea de hoy nombres muy concretamente la forma de disgusto de que se trate (ira, miedo, preocupación, depresión, etc.), así como lo que percibes como su causa. Por ejemplo:

Estoy enfadado con ___ porque veo algo que no está ahí.
Estoy preocupado acerca de ___ porque veo algo que no está ahí.


Conviene aplicar la idea de hoy a cualquier cosa que parezca disgustarte, y puede usarse provechosamente durante el transcurso del día con ese propósito. No obstante, las tres o cuatro sesiones de práctica que hoy se requieren deben ir precedidas, como en días pasados, por un minuto más o menos de búsqueda mental, seguido de una aplicación de la idea a cada pensamiento de disgusto descubierto en dicha búsqueda.

Una vez más, si te resistes a aplicar la idea a algunos de los pensamientos que te causan disgusto más que a otros, recuerda las dos advertencias mencionadas en la lección anterior:

No hay disgustos pequeños.
Todos perturban mi paz mental por igual.

Y:

No puedo conservar esta forma de disgusto y al mismo tiempo desprenderme de las demás.
Para los efectos de estos ejercicios, pues, las consideraré a todas como si fuesen iguales.